Three column layout dimensions

La respuesta podría ser regalada por las ‘P’ de la mercadotecnia, un análisis que nos diga si la Plaza y la saturación del mercado están ávidos de un Producto bajo en grasa y azúcares, y con buen contenido proteínico. Sin embargo este no es el tema del artículo.

Más bien estamos tratando de descifrar por qué cuando nuestro cerebro empieza a pensar en comida nuestras primeras opciones mentales son unas gorditas bien fritas, o unos buenos tacos de carnitas, o una sabrosa torta de cochinita. ¿Y qué tal cuando la fantasía pasa al postre? Se nos antojan unas conchas con un cafecito y tres sacarinas (que expíen la culpa).

¿No es cierto? Tenemos banquetas intransitables de puestos callejeros con dudosa calidad higiénica y eso no nos detiene a seguir fantaseando con once tacos de pastor (con su piñita y salsa campechana). Pero quizá haya quienes hartos de la gastrobanqueta decidan sofisticarse y darse el lujito de pasar a un Mc Donald’s (o similar y conexo).

Three column layout dimensions

Bien. Nuestra fisiología activa ciertas alarmas en cuanto la glucosa en sangre se reduce conforme pasa el tiempo de la última ingesta, a esto los científicos lo llaman hipoglucemia y se vuelve una locura química en nuestro organismo. Como decíamos, las alarmas suenan y chorros de sustancias son lanzadas para estimular al hipotálamo a que dé la orden de consumir alimentos, conforme el hambre se acentúa; los deseos por ingerir alimentos hipercalóricos aumenta. Y nuestro cerebro sabe perfectamente que encontrará grandes cantidades de azúcar y grasa en alimentos como los antes expuestos.

Los expertos en nutrición recomiendan que la ingesta de gorditas de chicharrón prensado -que parecen estar fritas en aceite como de coche que no pasó la verificación- y sus primas las demás garnachas, sea reducida, no solo en cantidad sino en frecuencia. Y para evitar caer en las garras del corredor gastronómico afuera de la oficina, también recomiendan que cada 2 horas te eches una colación ligera, así estarás evitando que suenen las alarmas y tu cerebro a la hora del tupper estará más receptivo a comida más equilibrada.

[ +C ] Chef @jerrycanicas

>> Tenemos banquetas intransitables de puestos callejeros con dudosa calidad higiénica y eso no nos detiene a seguir fantaseando con once tacos de pastor (con su piñita y salsa campechana). <<